Noticias del Oeste

Alfajores Haedo, la historia de un emprendimiento familiar del conurbano que ya llegó a todo el país

En Haedo y como homenaje al lugar en el cual sus abuelos se establecieron en la década del 20, Guillermo fundó un emprendimiento que logra cada vez más fanáticos alrededor de todo el país. Con un dulce de leche elaborado de manera artesanal y unas tapitas de maicena pura, Alfajores Haedo logró trascender por completo las barreras del conurbano bonaerense. Hoy en día, tucumanos, cordobeses, santafecinos, correntinos y millones de personas distribuidas a lo largo y ancho del país pueden disfrutar de este producto tan especial. La historia de este emprendimiento familiar que casi surgió de casualidad hace siete años merece ser relatada en primera persona.

“Con mi esposa, en el año 2014, empezamos con un negocio de helados. En invierno, nos vimos en la necesidad de fabricar alfajores de maicena y nos empezamos a quedar sin stock. Ese fue el motivo por el que empezamos a elaborarlos de manera más industrial. Las tapitas las hacemos nosotros y el dulce de leche es de verdad, de tambo directo hecho con leche de vaca. Siempre mantuvimos la calidad de producto y todo empezó como opción para los meses de frio”, manifestó Guillermo, uno de los fundadores de Alfajores Haedo en diálogo exclusivo con Diario La Ciudad.

Más allá de tener máquinas especializadas en la producción masiva de alfajores, esta pequeña empresa tiene algunas particularidades muy especiales. “El componente principal de nuestro alfajor es el dulce de leche, ocupa el 70%. Generalmente la proporción es inversa en las grandes industrias. Por eso es raro y hace el diferencial entre los consumidores. Nuestras maquinas dan entre 60 y 80 alfajores por minuto. Las tapitas entran en un proceso de secado y luego se envasan en cajas de docenas o de 4 unidades. Básicamente el sistema es el mismo que cualquier otra compañía”, manifestó.

La llegada de Alfajores Haedo a los diferentes rincones de Argentina

Luego de mucho esfuerzo y del reconocimiento de l@s vecin@s de Heado, estos productos llegaron a diferentes regiones del país. Primero a partir de la comercialización en distribuidoras de golosinas, luego en supermercados del conurbano bonaerense, hasta ser vendidos en grandes cadenas como Chango Más y Wall Mart.

“Estamos en varias distribuidoras de golosinas del oeste del conurbano, también en zona norte y sur. Trabajamos con algunos supermercados del conurbano que nos permite colocar nuestros alfajores en un montón de lados. Tenemos la suerte de trabajar para Chango Más y Wall Mart, eso está bueno porque nos da una lógica más federal. Nos pone contentos de que los alfajores estén en provincia que no conocemos. Amamos a nuestro país”, señaló Guillermo.

Como homenaje a sus abuelos, quienes se instalaron en esta localidad tan tradicional de la provincia de Buenos Aires a poco de escapar de la guerra, Guillermo atraviesa un sueño hecho realidad. Su gran objetivo de cara al futuro es “seguir aportando al mercado un producto bueno y al alcance de todos. No es fácil el tema de los costos. Nosotros lo intentamos. Intentamos que el alfajor este en todos lados. Priorizamos el cuidado del producto y de hacer siempre el mismo, sin alterar nada. Es un producto noble, simple y bueno. Ese es el camino que queremos transitar”.

Tambien te puede interesar  “Talón rajado", la nueva novela de Sergio Gramajo, se presenta hoy en el oeste

Artículos Relacionados

0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
BANNER-WEB-RENACE-800X700-PX (1)
OK
Diario La Ciudad

¡Hola!

Sumate a nuestro canal de Telegram para recibir GRATIS noticias en tiempo real HAGA CLICK AQUI : https://t.me/laciudadweb

Recibir noticias