Noticias del OesteULTIMAS NOTICIAS

Despidos ilegales y violencia institucional en el Hospital Chutro de Merlo durante el 2020

Días atrás, Diario La Ciudad dio a conocer la vulneración de derechos laborales que denunció el personal de salud del Hospital Chutro, ubicado en San Antonio de Padua y dependiente del municipio de Merlo, y, junto con ellas, el contagio masivo de Coronavirus que se produjo dentro del nosocomio a mediados del año pasado.

En repaso de la situación, entre el 26 de junio y el 9 de julio de 2020, el establecimiento de salud permaneció cerrado luego de que 19 trabajadores fueron contagiados de Covid-19 y el resto del personal se ausentara por cuenta propia, sin recibir a su debido tiempo las licencias preventivas de aislamiento.

La propagación del virus se produjo a causa de la precarización laboral bajo la cual un obstetra cubría, y aún sigue cubriendo, tres días completos de guardia dentro de 96 horas y contrajera el virus, multiplicando de esta manera el foco en las tres guardias con las que tuvo contacto.

Además de ello, los trabajadores y trabajadoras del establecimiento maternal reclaman, desde antes de la pandemia, por salarios dignos y porque sea incorporado como personal efectivo el 60% de los profesionales, técnicos y auxiliares que son contratados por el municipio de Merlo precariamente como monotributistas; motivo por el cual organizaron un paro de cuatro días en diciembre del 2020.

Despidos ilegales y aprietes en el Chutro

Desde que comenzó la pandemia y se declaró la emergencia pública en todo el país, que a través del DNU 329/2020 prohíbe los despidos sin justa causa, en el Hospital Materno Infantil de Merlo se han efectuado al menos cuatro despidos, según datos brindados por personal del establecimiento.                                                            

Las primeras dos despedidas fueron una médica imagenóloga que contaba con 9 años de antigüedad, a quien le enviaron una carta diciendo que la desafectaban de sus servicios; y una instrumentadora, a quien no le renovaron el contrato.

Jefe de Seguridad de Merlo amedrentando a los trabajadores monotributistas que reclamaban por aumento salarial

Los otros dos despidos ocurrieron luego de que los trabajadores monotributistas reclamaran por el aumento salarial y el pase a planta permanente. Desvincularon a un anestesista, que además hacía guardias en el Hospital Municipal de Pontevedra y consiguieron que renunciara una bioquímica, quien es integrante de la comisión directiva del gremio CICOP Merlo.

Las trabajadoras del Chutro también denuncian que, durante el paro de cuatro días que los monotributistas hicieron en diciembre de 2020 para exigir por sus derechos laborales, el Jefe de Seguridad de Merlo las y los amedrentó, amenazándolas con que no hablaran de los problemas del Hospital.

Condiciones insalubres de trabajo

Otro de los reclamos que el personal de salud del Hospital impulsa, consiste en la falta de higiene con la que lidian todos los días en el nosocomio.

‘Llegamos a reclamar que no les permitían a las mucamas sacar las bolsas de residuos patológicas hasta que estuvieran al tope. Entonces, en una misma bolsa se juntaban las placentas de tres partos y ahí iba una mujer atrás de otra a parir’

Incluso, las autoridades médicas les echaron la culpa a los y las obstetras que hacían mal su trabajo, dado que se producían infecciones entre las pacientes que daban a luz. Pero, debieron retractarse, ya que la infectóloga determinó que se debía a que usaban las mismas frazadas para cada parto, sin que fueran lavadas luego de cada atención médica, y lo que es peor aún, sin brindarles sábanas a las pacientes. Entonces, se propagaba el contacto con los microorganismos que quedaban en las frazadas y las camas.

Sala de partos, con camisolín e intento de cubrecolchón, recauchatados con bolsas de residuos

Otra de las deficiencias con las que se encontraron las médicas durante el año pasado fue que el colchón de la sala de partos sobre el que daban a luz las pacientes estaba lleno de moscas y gusanos. Reclamaron por ello y la Dirección resolvió cambiarlo por un colchón nuevo, aunque lo taparon con una bolsa de residuos que se les pega en el cuerpo a las mujeres que pasan, debido a que queda llena de fluidos. ‘Después les pasan un poquito de lavandina y ya está, pare otra mujer’, describen.

Falta de provisión de los equipos de protección personal

Con bolsas de basura también cortaban y cocían camisolines ‘caseros’ que les entregaban a los trabajadores y trabajadoras para que usaran en la atención médica, según denuncian. O, en caso de contar con camisolines descartables, los intimaban a que siguieran utilizándolos como ocurría en enfermería, donde debían dejarlos para que los vistiera el enfermero de la próxima guardia y los lavaban después de cierta cantidad de usos.

Los camisolines descartables los sacaban de la basura, los mandaban a lavar y los volvían a poner. Entonces, cuando descubrimos eso empezamos a romperlos porque si no, no eran hidrorepelentes’, comentan sobre el “protocolo” que el Chutro disponía durante los primeros meses de la pandemia, antes de que se generara el contagio masivo por Covid-19.

Ante la falta de entrega de los equipos de protección personal (EPP), un grupo de profesionales se organizaron, en ese entonces, y realizaron una compra conjunta por Mercado Libre de barbijos N95 y antiparras.

Los camisolines descartables, reutilizados en vez de ser renovados

Según cuentan las y los trabajadores de salud, en cuanto el envío de los equipos llegó al edificio, estos fueron retenidos por la Dirección y tuvieron que reclamarlos para que se los entregaran. Luego de eso, recogieron los propios y distribuyeron el resto hacia los sectores más precarizados, como en el caso de enfermería.

Tambien te puede interesar  Ituzaingó: En unas semanas se licita la "Casa de la Provincia" una obra muy esperada

Más tarde, tras los 14 días de cierre del nosocomio por el contagio masivo, le entregaron a cada trabajador y trabajadora un kit con los barbijos y antiparras correspondientes, y como si este gesto no fuese lo suficientemente sarcástico, les comunicaron que quienes no cumplieran con el uso del equipo de protección, iban a ser sancionados.

Calidad de atención médica pese a las circunstancias

Pese a las deficiencias que se encuentran respecto de la provisión de insumos o problemas de infraestructura, las y los trabajadores del Chutro destacan que dejan todo en la atención que brindan a las pacientes.

En lo que refiere al sector de obstetricia, comparten que las médicas se encargan de solventar varios gastos para generar un espacio de comodidad para las pacientes. A cada mamá que llega les ponen luces, aceites esenciales, reproducen música desde sus celulares o les regalan facturas para que puedan comer.

‘Todas esas atenciones que no dan en otros lugares, en el Chutro las hacemos de todo corazón. Creo que una va aprendiendo de todas esas mujeres cojonudas con las que trabajo y también es una semillita que tenemos adentro’, expresa la médica, orgullosa del equipo del cual está acompañada.



Artículos Relacionados

0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
recibir noticias
Si queres recibir noticias gratis en tiempo real, Click en OK