DeportesMorón

Hay un deporte para cada chicx: La historia de la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón

“Si yo a Messi lo ponía en una pileta de natación, no iba a llegar a ninguna marca mundial. A cada chicx hay que encontrarle el deporte que más le gusta, que le despierte pasión y lx haga desear llevar una vida dentro de ese deporte”, sostiene Maximiliano Ezequiel Privitera, uno de los profesores fundadores de la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón, un espacio en el que enseña, en conjunto con el deportista Jesús Martín Brizzi Salazar, la importancia de la constancia y la pasión en una disciplina poco convencional.

Maximiliano Privitera, es profesor de Historia (UBA) Nacido en Morón, hizo cursos de gimnasia aeróbica con la Unión Panamericana, cursos de Educación Física y Deportes con la Subsecretaría de Deportes de la Provincia de Buenos Aires, también a nivel nacional, y en el Ministerio de Educación de la Nación.

Martín Brizzi es deportista. Nacido en Río Grande, Tierra del Fuego, desde la infancia estuvo relacionado con el deporte y, uno de sus grandes sueños, era representar a Argentina en el exterior con la gimnasia aeróbica.

Con la promesa de un sueño y con todo un trabajo en equipo puesto al hombro, ambos iniciaron un camino en conjunto para llevar adelante la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón, un espacio público y gratuito que hoy entrena a lxs mejores gimnastas a nivel nacional.

La Ciudad charló con los deportistas y docentes acerca de sus carreras en la disciplina de la gimnasia aeróbica, los desafíos de la Escuela, los logros conseguidos y la lucha por continuar ofreciendo un lugar de calidad deportiva al alcance de todxs.

¿Cómo llegó la gimnasia aeróbica en sus vidas?

Maximiliano Privitera: De chico tuve la posibilidad de asistir a un club y hacer Iniciación Deportiva, donde hacíamos distintas disciplinas, y ahí me involucré con la parte de la gimnasia y la danza, que estudié hasta los 18 años. A partir de allí, me profesionalicé como deportista. Posteriormente también como organizador de torneos y demás.

Martín Brizzi: Desde muy chico me gustaba el deporte, y tuve la oportunidad de realizar gimnasia artística en una escuela municipal. Siempre miraba las olimpiadas y tenía la aspiración de, algún día, poder representar a Argentina. Eso fue lo que me llamó a mantenerme siempre en la vida deportiva.

A los 15 años comencé a realizar gimnasia aeróbica en la ciudad de Río Grande. En el 2006, luego de terminar el secundario, me vine a Buenos Aires y estudié el Profesorado de Educación Física.

¿Cuál fue el mejor momento de su carrera como deportistas?

Maximiliano Privitera: El mejor momento de mi carrera como gimnasta fue convertirme en entrenador. Algo que me marcó mucho fue un torneo en Quilmes. Fue la primera vez que lxs chicxs de la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón ganaban el premio de la Mejor Rutina de Gimnasia Aeróbica de todo el torneo. Era un trofeo enorme y me llenó de orgullo, no por el trofeo, sino porque era la primera vez que se nos reconocía todo el esfuerzo y el sacrificio de ellxs y las familias. Imaginate que era todo muy primigenio en ese momento, no contábamos con apoyo del Municipio todavía siquiera. A partir de ahí, la Escuela empezó a pisar fuerte y a tener entidad en la disciplina deportiva.

Martín Brizzi: Uno de los mejores momentos de mi carrera como deportista fue mi primera competencia, la primera vez que me presenté en mi ciudad como gimnasta de la disciplina aeróbica. Allí me clasifiqué para mi primer torneo nacional en el ámbito privado.

El segundo gran momento fue mi ingreso a la Selección Argentina, el año en el que me vine a vivir a Buenos Aires. No solamente pude ingresar en la Selección, sino que también clasifiqué para representar al país en mi primer Panamericano.

Allí viví una experiencia muy linda. Representar a mi país, a mi bandera, con el deporte que amo, en el extranjero, fue algo que me llenó de orgullo.

“La idea era presentar a lxs chicxs una opción de un deporte no convencional”, sostienen los profesores fundadores de la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón, que funciona activamente desde el 2015.

¿Cómo definirían a la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón? ¿Cómo comenzó el proyecto?

Martín Brizzi: La Escuela es un espacio público para que lxs chicxs de distintos lugares puedan desarrollarse en la vida deportiva, abaratando los costos que implica la competencia de alto rendimiento.

No todo el deporte, en general, y sobre todo en el alto rendimiento, es accesible a cualquier persona, ya que se requieren de recursos económicos elevados. Y quienes no los poseen, si no existieran estos espacios como la Escuela, quizás nunca podrían desarrollarse en este ámbito.

Maximiliano Privitera: La Escuela forma parte de la Dirección de Deporte y Recreación del Municipio de Morón. Surgió a partir de un proyecto presentado en el Presupuesto Participativo del 2014 y empezó a funcionar al año siguiente.

La idea era presentar a lxs chicxs una opción de un deporte no convencional. La realidad es que, en todos los clubes de barrio, incluso a nivel municipal, están los deportes más clásicos: fútbol, básquet, vóley, patín y, dentro de la gimnasia deportiva, cuentan con la gimnasia artística o la gimnasia rítmica.

La gimnasia aeróbica es una disciplina que no se lleva adelante en ningún club de Morón, ni de Merlo, Ituzaingó, ni de Hurlingham. Antes de la creación de la Escuela, quien quería formarse dentro de esta disciplina, tenía que irse hasta Caseros o La Matanza para poder hacerlo. Nosotros queríamos ofrecerle a la comunidad de Morón una cercanía mayor a este deporte y generar un interés a lxs chicxs por el deporte en general.

No somos partidarios de la idea de que a lxs chicxs “no les gusta el deporte”. Sí, puede ser que haya alguna disciplina que te guste más o menos que otra, pero hay una cantidad infinita de posibilidades para que puedas elegir con qué deporte tenés más afinidad.

Si yo a Messi lo ponía en una pileta de natación, no iba a llegar a ninguna marca mundial. A cada chicx hay que encontrarle el deporte que más le gusta, que le despierte pasión y lx haga desear llevar una vida dentro de ese deporte.

A veces, los padres vienen con la creencia de que su hijo o hija “no es bueno/a en ningún deporte”, y capaz lo que ocurre es que ese chico o chica es excelente en un deporte que aún no probó. Por eso, fomentamos la exploración en el mundo del deporte.

¿Cómo es la experiencia de enseñar en la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón?

Maximiliano Privitera: Es sumamente gratificante. Nosotros, a la fecha, tenemos chicxs que están desde los inicios en la Escuela, y hemos podido ver su desarrollo a lo largo de los años, concluyendo en que son deportistas que se manejan de forma excelente en la disciplina, tanto en competiciones como en entrenamientos.

También vemos la evolución de quienes llegan y, por ejemplo, no saben aún ni trotar, y van mejorando clase a clase. Ver cómo ellxs mismxs se asombran de su desempeño, se sientan en comodidad con nosotros y se animen a ir por más, es algo que nos llena de orgullo y felicidad.

Martín Brizzi: A mí siempre me gustó enseñar, desde muy chico. Y la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón me hizo sentir que enseñar era parte de lo que a mí me hacía feliz. Los chicos y chicas son increíbles, tienen un compromiso enorme con la escuela.

Maximiliano Privitera: Por otra parte, nosotros, para poder competir, les exigimos a lxs chicxs buenas calificaciones en sus escuelas. Entonces, es doblemente satisfactorio ver que ellxs mejoran, no solo con nosotros en la Escuela, sino también en sus estudios, porque le ponen pila a eso también. Nosotros sostenemos que no podés ser buen deportista si sos mal estudiante.

Además, las familias acompañan un montón. El cariño, el apoyo y el afecto, tanto de lxs chicxs como de sus familias, es fundamental para la Escuela.

¿Cómo es el trato con los organismos externos a la Escuela?

Maximiliano Privitera: Los jurados, a medida que fuimos compitiendo a lo largo de los años en los torneos, siempre nos dijeron cuánto les asombraba cómo iban mejorando exponencialmente lxs chicxs de la Escuela de Gimnasia Aeróbica del Municipio de Morón. Decían que era un desarrollo de pasos grandes, constante, de una escuela que recién empezaba con sus rutinas, con errores, por supuesto.

Hoy, la Escuela es considerada una de las más grandes de la Gimnasia Aeróbica a nivel país, a causa de su desempeño. Y los jueces están realmente asombrados de que una escuela municipal, pública y gratuita tenga una calidad tan impresionante. Jueces nacionales nos han dicho que les sorprende que, en la Escuela de Morón, se combinan dos grandes cuestiones, que no suelen ir a la par: la cantidad de chicxs y la calidad de lxs mismxs. Suele ser muy difícil tener muchxs gimnastas y de buen nivel. Y la Escuela cumple con esos dos requisitos.

La Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón recibe a chicos y chicas que se destacan a nivel nacional por sus habilidades deportivas.

¿Y con el Municipio de Morón? ¿Cómo fue esa relación?

Maximiliano Privitera: La relación fue muy ambivalente. En un principio, ya desde el momento en el que surgió la Escuela, estuvieron sus complicaciones con el gobierno de ese entonces. Hubo que pelear muchas circunstancias para llevar adelante la actividad.

Al año siguiente, hubo un cambio de gobierno y se puso en riesgo la continuidad de la Escuela. Pasaban los meses y no arrancaban las actividades, incluso aunque haya salido por ordenanza municipal del Consejo Deliberante de Morón que se declararan de Interés Municipal las actividades llevadas adelante por la Escuela de Gimnasia Aeróbica.

Hubo un desinterés muy fuerte, en su momento, por parte del Municipio. Los profesores seguíamos siendo monotributistas, teniendo un sueldo muy bajo, muy mal pago. El Municipio no ayudaba económicamente a lxs chicxs a competir en los torneos, ni con inscripciones ni la indumentaria necesaria. En la ocasión de la competencia en Quilmes, el Municipio les permitió a lxs chicxs ir hasta allá, pero cuando llegamos, resultó ser que el micro no tenía los papeles en regla y tuvimos que ir en ese transporte de todos modos.

Posteriormente, conseguimos que el Municipio nos ayudara para poder asistir a un torneo en Miramar y eso sí salió bien. Pero después, en cuanto a materiales, nos dieron asistencia el primer año, y después nunca más. Hicimos muchísimos reclamos y pedidos al Municipio y nunca fueron escuchados.

A la fecha, con la nueva gestión que está hace dos años ya en el Municipio, de a poco fue cambiando la situación, sobre todo en el último año. Se logró mejorar mucho la comunicación entre el Municipio y nosotros, ya que nos facilitaron una comunicación directa con el director de Deportes. Pero, igualmente, aún quedan muchos cambios por hacer para que las cosas estén aún mejor.

¿Cuáles fueron las trabas y/o conflictos que han tenido con el Municipio, en ambas gestiones?

Maximiliano Privitera: Tuvimos muchísimas trabas. Durante la gestión anterior, se nos ha dicho en la cara, tanto al profesor Martín como a mí, que “bajáramos el nivel de las clases y el rendimiento de lxs chicxs.” Literalmente, nos dijeron que hagamos algo “medio pelo”, algo mediocre y que, si las familias buscaban algo de mejor calidad, se dirigieran al ámbito privado. Insistían en que lo público no podía ser de mejor calidad que lo privado, porque si no, lo privado no tendría razón de ser, y que ellos, como Estado, iban a garantizar el beneficio de lo privado.

En el 2019, al profesor Martín y a mí no nos pagaron el sueldo durante casi todo el año, pese a nuestros reclamos. Hasta que no se manifestaron los padres y madres al respecto, no resolvieron nuestra situación. Así y todo, fue algo que quedó inconcluso, porque cuando nos admitieron como personal del Municipio, lo hicieron como administrativos, no como docentes, por lo cual estábamos cobrando menos de la mitad de lo que nos correspondía.

Estas fallas con el dinero, consideramos nosotros, fueron para que la Escuela, en algún momento, cierre sus puertas y que lxs chicxs no tengan más la posibilidad de llevar adelante esta actividad.

Para lidiar con todas las trabas, fue fundamental el apoyo de las familias. Sin ellxs, nada sería posible. Muchos de los reclamos que se plantearon se pudieron llevar adelante gracias a la ayuda incondicional de las familias. Los pilares de la Escuela de Gimnasia Aeróbica son las familias y lxs chicxs. La participación comunitaria es fundamental.

Lxs gimnastas de la Escuela compiten a nivel nacional e internacional, representando no solo al Municipio de Morón, sino también a la Argentina.

¿Qué significa la gimnasia aeróbica para ustedes y lxs chicxs de la Escuela?

Maximiliano Privitera: La gimnasia aeróbica es un amor, una pasión. Es también la oportunidad de que lxs chicxs se sientan libres de expresarse, comunicarse, en todas sus formas. Se entablan muchas relaciones de compañerismo, amor, amistad en la Escuela, más allá de la familia y el colegio, y que incluso trascienden los horarios y espacios de los entrenamientos y las competencias.

La Escuela es un gran lugar para que lxs chicxs puedan desarrollarse como individuos, ya sea de manera personal, deportiva, o educacional. Nosotros intentamos fomentar la alegría, la diversión, el compromiso, la pasión, la disciplina, el trabajo en equipo, la lucha por cumplir los sueños, los objetivos. También las ganas de animarse a hacer cosas que nunca habían hecho, y a dejar de lado la cuestión de los imposibles. Porque no hay imposibles, sino cosas que no salen ahora, pero que les pueden salir a futuro si trabajan para ello.

Martín Brizzi: Incluso la Escuela, más allá de la disciplina que es la gimnasia aeróbica en sí, tiene un significado muy amplio. En lo personal, es uno de los objetivos que alguna vez imaginé, que pensé y que diseñaba en mi cabeza. De chico, siempre soñé con el momento en el que exista un espacio público en el que se pudiera acceder a la formación en este tipo de disciplina. Es una aspiración de la vida que se está pudiendo concretar y que podemos seguir desarrollando todavía aún más.

Como profesores, nosotros intentamos fomentar una filosofía de vida en lxs chicxs, independientemente de la decisión de abocarse o no a la vida deportiva y la competencia. Más allá de eso, intentamos que quede demostrado que, a nivel municipal (y ojalá, algún día, también a nivel nacional) se pueden lograr políticas que le dan importancia a la cultura de la actividad física y deportiva y que brindan mayores oportunidades a personas que, quizás, no cuentan con los recursos económicos para hacer aquello que anhelan hacer.

Otra de las cosas que queremos fomentar es la vida social, el poder relacionarse, establecer vínculos. Queremos que la experiencia de las competencias, la adrenalina constante de los torneos, los logros colectivos, sean herramientas que las puedan aplicar para superarse, no solo en la vida deportiva, sino también en la cotidiana.

¿Cuáles fueron los “grandes momentos” de lxs chicxs de la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón?

Martín Brizzi: Uno de los grandes momentos fue cuando se sancionó en el Consejo Deliberante de Morón como de Interés Municipal a las actividades de la Escuela, lo cual dio pie a que haya una ley que legisle y regule la actividad pública y gratuita para la comunidad de Morón.

También fueron nuestras primeras competencias, nuestros primeros viajes, como el de Miramar. Había muchos chicos y chicas que, por ejemplo, no conocían el mar, y fue muy gratificante ver la felicidad y las ganas de compartir y comprometerse en ese viaje como grupo.

Maximiliano Privitera: Otro de los grandes momentos fue en el torneo en Tigre, donde lxs chicxs de la categoría Juvenil Coreográfica salieron subcampeones a nivel nacional, habiendo podido ganarle a una institución amiga, Top Gym, cuyas integrantes son admiradas por lxs gimnastas de la Escuela.

Lxs chicxs se emocionaron hasta las lágrimas porque no podían creer haber quedado en mejor posición que quienes ellxs admiran y respetan. Fue hermoso también ver que las chicas de Top Gym lxs felicitaban, lxs aplaudían y saludaban. Ese momento de compañerismo, solidaridad, de sentir alegría por el otro, fue uno de los grandes logros nuestros.

También está el hecho de la clasificación a Torneos Internacionales No Federativos, como los torneos en Brasil, Uruguay, Estados Unidos y Japón.

Para lxs chicxs que no compiten, algunos de los grandes momentos fueron las participaciones en el Polideportivo Gorki Grana, como los eventos deportivos de fin de año. También el hecho de presentarse delante de familiares, amigos, conocidos y desconocidos en los eventos particulares de la Escuela, en los que muestran lo que tanto han estado ensayando y entrenando, son situaciones que llenan de orgullo y alegría.

“A muchos les sorprende que, en la Escuela de Morón, se combinen dos grandes cuestiones, que no suelen ir a la par: la cantidad de chicxs y la calidad de lxs mismxs. Suele ser muy difícil tener muchxs gimnastas y de buen nivel. Y la Escuela cumple con esos dos requisitos.”

Maximiliano Privitera, deportista y profesor en la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón

¿Qué le espera a la Escuela en este 2022?

Martín Brizzi: Pienso que este año va a ser un ciclo muy importante, porque es el año en el que arrancamos a participar en la Federación, en donde estamos dando un gran paso para que lxs chicxs puedan, algún día, acceder a formar parte de la Selección Argentina. Estamos logrando uno de los propósitos más importantes de la Escuela. Es un año clave para nosotros porque es el inicio de una etapa completamente nueva.

¿Qué consejo le darían a una persona que decide emprender su camino dentro de la gimnasia aeróbica?

Maximiliano Privitera: Le diría que se anime. Lo más importante es la constancia, no dejar de intentar ni practicar. Es todo un proceso aprender una disciplina y lo importante es tenerse paciencia a unx mismx. Si realmente considera que la gimnasia aeróbica es algo que le apasiona, que se brinde el tiempo y la paciencia, y así, tarde o temprano, va a poder lograr sus objetivos.

Martín Brizzi: ¡Y que lo disfrute! Más allá del compromiso personal con la disciplina, lo importante es no sentirlo nunca como una presión, sino que sea considerado como algo que te hace feliz.

En particular, la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón tiene una comunidad muy cálida y agradable, gracias a sus gimnastas y las familias, y siempre tratamos de superarnos a nosotrxs mismxs, que es el objetivo principal. Las puertas están siempre abiertas para que más gente se anime y empiece a disfrutar de este deporte.

Cómo sumarse a la Escuela de Gimnasia Aeróbica de Morón

Quienes deseen sumarse pueden hacerlo preguntando en la Dirección de Deportes y Recreación del Municipio de Morón o a través de comunicación telefónica con los profesores. Los únicos requisitos son tener más de cinco años, traer fotocopias del DNI y del certificado de aptitud física médica, llenar una planilla de inscripción y recordar traer elementos de higiene personal y de cumplimiento de los protocolos por Covid-19.

Tambien te puede interesar  Arrancó la Liga Nacional del Truco con los equipos grandes del futbol argentino

RADIO KAMIKAZE en vivo

Suscribite al newsletter de La Ciudad

* indicates required
¿Qué noticias te gustaría recibir?

Melina Alderete

Escritora, periodista. Conductora y productora radial en Radio Kamikaze. Otaku empedernida. Ávida lectora, cuando tiene ganas. Fan del cine y los dibujos animados, de todo tipo y clase. Se considera una "inventora serial" que siempre se trae algo entre manos... En definitiva, un bicho raro, de otro planeta, pero que escribe. ¡Una marciana haciendo crónicas! Mail: unamarciana.haciendocronicas@gmail.com Instagram: @yo.marciana

Artículos Relacionados

0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
Diario La Ciudad
Hola, mandanos un mensaje si queres recibir noticias en tu celular en tiempo real