Noticias del OesteNoticias NacionalesULTIMAS NOTICIAS

Merlo: Trabajadores del Hospital Chutro denuncian malas condiciones laborales

Trabajadoras y trabajadores del Hospital Materno Infantil Pedro Chutro, dependiente de la Municipalidad de Merlo y ubicado en San Antonio de Padua, denucian precarizacion laboral y vulneración de derechos laborales.
En dialogo con La Ciudad, afirmaron que un 60% del plantel médico y auxiliar es contratado como monotributista, lo que implica la vulneración de muchos de sus derechos laborales como el reconocimiento de licencias y vacaciones pagas, aportes de seguridad y obra social, cobertura de ART y cobro de aguinaldo, entre otras

Paro, Paritarias y falta de reconocimiento gremial

En diciembre del 2020, y en reclamo de sus condiciones laborales, los trabajadores decidieron un paro en el que pedían un aumento salarial del 50%, ante el incremento del 30% que se había brindado a los trabajadores municipales para el mes de noviembre, pero que no los incluía por su condición de monotributistas.

Durante los cuatro días de paro, donde el Hospital siguió funcionando mediante la asistencia del plantel permanente, representantes gremiales de CICOP emitieron una carta al municipio de Merlo y a la dirección del Hospital, citando una audiencia con el intendente Gustavo Menéndez, pero ninguna de las dos fue respondida.

El aumento del 30% finalmente fue otorgado con los salarios del mes de enero de 2021, luego de que el sueldo de los monotributistas se mantuviera congelado durante 13 meses, desde diciembre del 2019. Fue una decisión ejecutiva y nunca se citó a representantes de los trabajadores, a fin de evitar todo tipo de diálogo y escucha de reclamos.

Carta remitida al intendente Gustavo Menéndez

Uno de los problemas, es que la representación gremial dentro del municipio de Merlo fue ejercida históricamente de manera unilateral por el Sindicato de Trabajadores Municipales de Merlo (STM). Durante el mandato de Raúl Othacehé no se permitió la creación de otros gremios de trabajadores estatales locales y recién en 2016, al poco tiempo de haber asumido Menéndez a la intendencia, el Concejo Deliberante creó un nuevo estatuto para el personal municipal, con el propósito de llamar a diversas entidades gremiales para establecer un convenio colectivo de trabajo.

Al día de la fecha eso estuvo lejos de ocurrir, mientras que el gobierno de Menéndez pasó de acordar con el STM a hacerlo con el la Asociación Mutual de Trabajadores de Merlo, la cual no tiene personería gremial. En lo que refiere a la presencia de CICOP (Asociación Sindical de Profesionales de la Salud), la dependencia local del sindicato se creó en 2018 y durante sus tres años de existencia las autoridades gremiales nunca fueron convocadas por el municipio, ni la Secretaría de Salud.

En ese mismo año, el Secretario General de CICOP Merlo fue despedido sin motivo y dos años después, fue restituido por una orden judicial por tener inmunidad sindical.

Sueldos irrisorios y sobrecarga laboral

Un aumento del 30% en un personal técnico como es enfermería se va de un básico de 6.880 pesos a casi 8.000 pesos. Esta gente, que viene cobrando 20.000 por mes, quizás llegue a cobrar 24.000. Pero lo que cobra para llegar a ese monto son bonificaciones’, explica un trabajador médico del Hospital Chutro que prefiere reservar su identidad.

‘En el Chutro hay gente con más de 30 años de antigüedad, que cuando se jubila cobra entre 10.000 y 12.000 pesos de jubilación. Incluso, hay profesionales que con la misma antigüedad no pasan los 30.000 pesos de sueldo’, expresa otra trabajadora sobre las cifras irrisorias que perciben en el marco de la sobrecarga laboral que padecen.

Carteles despegados de las paredes del Hospital Chutro, durante el paro de 4 días

Según denuncian las y los trabajadores del nosocomio, el personal de enfermería cobra menos de 20.000 pesos con un básico estipulado de 140 horas mensuales, mientras que con un máximo permitido de 20 horas extras pueden llegar casi a 25.000. A los auxiliares de enfermería se les paga 136 pesos la hora y a los profesionales, 140.

Mejor ni hablar de las actualizaciones de categoría, las cuáles deben ser renovadas cada cinco años, según establece el estatuto municipal. Trabajadores con más de 15 o 20 años de antigüedad figuran con categoría de tercera, cuando les debiera corresponder la primera, superados los 15 años. O de la cantidad de guardias que precisan cubrir los médicos y médicas para llegar a un salario que, así y todo, no alcanza a ser digno.

Tal es el caso de uno de los médicos obstetras del Hospital que, en cuatro días, cubre tres días completos de guardia, dos de ellos de forma consecutiva, y 8 horas de planta de internación. Entre 100 horas trascurridas desde el miércoles a las 8hs hasta el domingo a las 12hs, este profesional trabaja 80 horas, con 20 horas de descanso el día jueves.

‘Lamentablemente, el Hospital no tiene otro médico porque por lo que pagan las guardias, no hay otros médicos. Les ofrecimos a un montón de conocidos que vayan a trabajar, pero por la cantidad de trabajo que tiene el Chutro, el maltrato que recibís de las autoridades y el poco pago, la verdad es que no quiere ir nadie’, comentan desde el personal de salud del Hospital.

Tambien te puede interesar  Ituzaingó: En unas semanas se licita la "Casa de la Provincia" una obra muy esperada

Contagio masivo de Covid-19 en 2020

Cuestión que la peor situación posible que podía pasar durante la pandemia ocurrió y este médico contrajo la enfermedad del coronavirus en junio del 2020, poniendo en riesgo a las tres guardias con las que estuvo en contacto.

La primera en obtener el diagnóstico positivo fue una médica de la guardia, un día domingo, y al día siguiente lo obtuvo el obstetra.

Durante tres días, la dirección del Hospital Chutro no cumplió con el protocolo necesario para garantizar el aislamiento de los trabajadores y les negaron el hisopado a varios de ellos, sosteniendo que no les correspondía.

Fueron los mismos médicos y enfermeros quienes recurrieron a sus otros lugares de trabajo para que les practicaran el hisopado, o bien, les dieran días de aislamiento por contacto estrecho. Una gran parte se realizó el diagnóstico en el Hospital Posadas, el cual les daba prioridad como personal de salud. Otros tantos, se aislaron por su cuenta, ante la falta de acción de las autoridades del Chutro.

Para el miércoles el establecimiento maternal no contaba con personal médico y el día jueves se habían presentado unas pocas trabajadoras, la mayoría de ellas, residentes.

‘Si vos sos directivo de un Hospital y sabés que el día jueves no vas a tener profesional, o que vas a tener uno solo, el día anterior tenés que gestionar una ambulancia para tener en la puerta, o que todos los hospitales de la zona estén avisados de que ese día no podés funcionar’, comparte uno de los trabajadores su criterio sobre cómo se pudo resolver la situación.

Ese día finalmente llegó una urgencia a la guardia. Una paciente asistió por un parto y fue atendida por una obstétrica y una residente médica de obstetricia, pero quien no asistió fue el anestesista. El avistamiento se practicó sin la aplicación de anestesia.

Los jefes del Hospital tuvieron la negligencia e imprudencia de que ese parto fuera atendido en esas condiciones, sin los profesionales necesarios para realizarlo y sin ofrecer una atención digna a la paciente. Incluso, las trabajadoras que asistieron fueron presionadas para atender las urgencias que ocurrieran durante ese día.

El parto salió bien y tanto la mamá como el bebé nacido se encontraron sanos y salvos, pero ese día se violaron los derechos del paciente y del trabajador.

Luego de esta guardia, la infectóloga del municipio decidió cerrar el Hospital y aislar a todo el plantel. Entre el viernes y sábado se hisoparon alrededor de 60 trabajadores. Como resultado final, el establecimiento permaneció cerrado por 14 días, del 26 de junio al 9 de julio, y al menos 19 trabajadores fueron diagnosticados por Covid-19.

De acuerdo con los testimonios de trabajadores del Chutro, desde el momento en que se produjo la propagación del virus dentro del Hospital por parte de una paciente, la dirección nunca avisó a las mamás que estuvieron en contacto estrecho con ella. Lo que no solo ocurrió en esta ocasión que el contagio llegó al personal de salud, sino en reiteradas oportunidades en las que supieron de pacientes, que luego que les dieron de alta, tuvieron diagnóstico positivo.

También explican que, en lugar de usar las habitaciones para dos madres, para lo cual están preparadas, colocan cuatro camas, provocando que los focos de contagio sean más altos y evitando todo protocolo de distanciamiento preventivo.

Decisiones posteriores

Tras regresar del aislamiento por el contagio masivo por Covid-19, una de las medidas que se tomó, según relatan las fuentes, consistió en que el personal de salud no durmiera más en las habitaciones que les correspondía para su descanso, durante los días de guardia.

Solamente podían hacerlo los médicos y obstétricas, mientras que los técnicos de hemoterapia debían dormir en su sector, que cuenta con un espacio reducido, sin baño, y les tiraron un colchón en el suelo para que durmieran allí. Sus cosas personales, como los platos que usaban para comer, debían lavarlos en la misma pileta donde lavaban los tubos de ensayo con sangre.

‘A los técnicos de laboratorio les dieron un catre, para que pudieran usar ahí mismo, y en sala de rayos, lo mismo. No podían salir y si salían les hacían una nota’.



Artículos Relacionados

0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
recibir noticias
Si queres recibir noticias gratis en tiempo real, Click en OK