Salud

Optimismo: clave para una mejor salud y bienestar

El optimismo suele tener “mala prensa”, es decir, algunas veces puede ser tomado como algo criticable, asociándolo con negación a la realidad o exceso de ingenuidad, sin embargo, ser optimista es todo lo contrario, porque se requiere conocer lo que está ocurriendo a tu alrededor para poder encontrar un modo optimista de entenderlo y afrontarlo.

La palabra optimismo​ proviene del latín “optimum” que significa “lo mejor”, y se define básicamente como la tendencia a ver y a juzgar las cosas en su aspecto más positivo o más favorable, también podría decirse que es la disposición a esperar lo mejor y lo más positivo.

Una persona no puede ser optimista ante algo que desconoce totalmente, porque para serlo debe decidir adoptar una posición psicológica y filosófica optimista, lo que comúnmente termina llevando a la persona a la toma de decisiones y de acciones para afrontar ese algo, razón por la cual el optimismo tiende a verse reflejado en mayor productividad, más rendimiento, más creatividad e incluso en una mejor salud, mental y física.  

En parte, esto se debe a que a pesar de los contratiempos y de las frustraciones, el optimista suele afrontar las dificultades con procedimientos como el humor y la resiliencia. Además, como valor ético, el optimismo implica la idea de siempre alcanzar lo mejor, encontrar el lado bueno y lograr los mejores resultados, a pesar de la dificultad.

Pero el optimismo no es tan escaso como se podría creer, de hecho, algunos estudios señalan que el mayor porcentaje de la población mundial es optimista ante algunos temas del futuro. Por ejemplo, el Índice Global de Esperanza elaborado anualmente por Gallup International y Voices, que es un sondeo realizado en 41 países, concluyó que el 43% de los ciudadanos del planeta se manifiestan optimistas pensando que, en términos generales, 2021 será un año mejor para ellos, mientras un 26% cree que será peor.

Un artículo escrito por Juan Armando Corbin, licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires, señala que “es cierto que la vida no siempre tiene momentos agradables, y no reconocer eso es engañarse”, sin embargo “la mentalidad positiva y el optimismo aumentan el bienestar psicológico y físico y provocan una mayor sensación de felicidad”.

Acota en su escrito, publicado en el portal Psicología y Mente, que “las investigaciones afirman que las personas optimistas tienen menos probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares y un ataque del corazón”.

Corbin también nos deja una serie de características que nos permiten reconocer una persona con actitud optimista:

No se comparan con lo demás

Siguen su camino y procuran permanecer cerca de los suyos que es el que les importa de verdad. Son personas autoconscientes, que conocen sus virtudes y sus limitaciones

Ven en los fracasos oportunidades de crecimiento

Las situaciones adversas son las que más les hacen crecer. El optimista es entusiasta por naturaleza y nada le hace perder de vista esa actitud tan arrolladora.

Son sinceras consigo mismas

En vez de centrarse en su propio orgullo y mantenerlo intacto a toda costa, las personas optimistas interpretan la realidad como un espacio en el que es posible mejorar el presente, y por eso su mentalidad es constructiva, no fundamentada en quimeras.

Son realistas

Ser optimista no es vivir en mundo ajeno a los problemas, pues eso es el falso optimismo, que puede parecer correcto a corto plazo, pero a la larga puede traer consecuencias aún más negativas de lo que podría ser el problema inicial.

Se valoran positivamente

Estas personas tienen una autoestima alta y gozan de un equilibrio emocional que les permite afrontar los retos diarios con las máximas garantías.

Saben automotivarse

Buscan estrategias para mantener siempre una mentalidad constructiva y orientada hacia los objetivos.

Disfrutan del presente

Las personas optimistas conectan consigo mismas y con el momento presente, es decir, con el aquí y el ahora.

Luchan por lo que quieren

Son personas soñadoras porque conectan con sus deseos más íntimos y luchan por lo que ellos quieren. Están convencidos de que pueden lograr lo que se proponen y, en definitiva, son entusiastas.

Tienen una alta autoconfianza

Este tipo de personas están convencidas de que pueden lograr lo que se proponen porque que creen en sí mismos y en sus posibilidades.

Pasan de las críticas

Saben poner en perspectiva las opiniones que los demás emiten acerca de uno mismo, y saben que todas ellas están sesgadas de una u otra forma.

Tienen el control de su vida

Como se ha comentado, las personas optimistas confían en sí mismas, luchan por lo que desean, son capaces de motivarse aún en los momentos difíciles, son realistas y se valoran positivamente. Esto les convierte en personas mentalmente fuertes, que tienen un gran control de su vida y una personalidad que engancha.







Artículos Relacionados

0 0 Votar
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
recibir noticias
Si queres recibir noticias gratis en tiempo real, Click en OK