Un gran porcentaje de casos de Cáncer pueden ser prevenidos

El cáncer es la segunda causa de defunciones relacionadas con enfermedades no transmisibles (ENT), que son la principal causa de mortalidad mundial, y en Argentina los tumores registran el 20 por ciento del total de las defunciones que se producen anualmente en el país.

Esta cifra representa aproximadamente 60.000 muertes por año, de las cuales más del 90 por ciento se produce en personas mayores de 44 años de edad y en el mundo esta afección fue responsable de 7.6 millones de muertes; más de las dos terceras partes de las cuales ocurrieron en países de ingresos bajos y medios.

Un gran porcentaje de ENT son prevenibles y comparten los mismos factores de riesgo. Se estima que los cinco principales riesgos para la salud están relacionados con el comportamiento y la alimentación: índice alto de masa corporal, bajo consumo de frutas y hortalizas, inactividad física, consumo de tabaco e ingesta excesiva de alcohol. Estos factores causan el 30 por ciento de las muertes por cáncer.

Estas estadísticas han sido dadas a conocer por el Instituto Nacional del Cáncer (INC), que señala que en la Argentina la mortalidad por cáncer de pulmón ha disminuido en los hombres en forma estadísticamente significativa y a un ritmo sostenido desde el año 2000.

Este descenso es más marcado a partir del año 2012, con un porcentaje estimado de cambio anual de 3,3 por ciento. Por el contrario, en las mujeres la mortalidad por este cáncer aumentó en forma estadísticamente significativa en el periodo 2000-2014. Este aumento registró un ritmo de 2,8 por ciento anual hasta el año 2011; para luego continuar con un incremento de 1,6 por ciento, promedio por año.

El cáncer de pulmón ocasiona más de 9.000 muertes por año en ambos sexos, 15 por ciento del total de defunciones por cáncer. Le siguen en orden de importancia el cáncer colorrectal y el de mama (11% y 9% respectivamente). Los valores se sostienen en cifras y proporciones similares en 2011. Sin embargo, se observan diferencias importantes según sexo ya que el 70 por ciento de las muertes por este cáncer se produjeron en hombres.

Por otro lado, la mortalidad por cáncer de mama en la Argentina ha disminuido en forma sostenida y estadísticamente significativa; a un ritmo de 0,8 por ciento anual en el periodo 2000-2011 y 2.1 por ciento anual entre 2012 y 2014.

Prevención

Según explica el INC, las principales pautas de prevención tienen que ver con nuestro estilo de vida y de alimentación, por lo cual recomienda las siguientes acciones:

  • Adoptar dietas saludables que estén basadas tanto en el consumo diario de frutas y verduras (al menos cinco porciones por día) y de legumbres, cereales integrales y frutos secos, como en la reducción del consumo de grasas de origen animal (fiambres, embutidos, manteca y leche entera) y de ácidos grasos trans (productos de pastelería, snacks y golosinas, entre otros).
  • Realizar actividad física todos los días, al menos 30 minutos.
  • Evitar el tabaco y el consumo excesivo de alcohol (más de dos vasos de vino o 350 cc de cerveza por día).
  • Evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16 horas y utilizar protectores solares y ropa que proteja la piel. Estas medidas deben extremarse especialmente en los grupos más vulnerables: niños menores de 3 años y personas de piel blanca, cabello y ojos claros. Dicha recomendación es aconsejable no sólo para aquellas personas que en periodo estival concurren a playas, piletas y lugares turísticos en general, sino también para quienes practican habitualmente deportes y para quienes trabajan en ocupaciones que se desarrollan en espacios abiertos.
  • Usar preservativo en todas las relaciones sexuales para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual como el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), asociado con la probabilidad de desarrollar Linfoma y Sarcoma de Kaposi y el Virus del Papiloma Humano (VPH) asociado con cáncer de cuello de útero. Es importante aclarar que dado que el VPH se transmite por contacto sexual (por ejemplo, manos en contacto con zonas genitales), el uso del preservativo no evita totalmente su transmisión.

También hace referencia a la necesidad de realizar controles periódicos para prevenir el cáncer:

Mujeres de 25 a 64 años:

Realizarse el examen de PAP a fin de diagnosticar a tiempo el cáncer de cuello uterino. Es fundamental aclarar que si este estudio da resultado negativo durante dos años seguidos, puede seguir realizándose cada tres años.

Mujeres de 50 a 70 años:

Realizar por parte de las mujeres sanas, que nunca padecieron enfermedades en las mamas ni tienen antecedentes familiares, una mamografía cada 2 años. Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deberán decidir con su médico cuál es el momento adecuado para comenzar con los controles.

Hombres y mujeres de 50 a 75:

Realizar el test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico.

Éste se utiliza para saber si hay presencia de sangre en la materia fecal, no observable a simple vista. Varias son las causas que pueden generar la aparición de sangre oculta en la materia fecal, entre ellas los pólipos o el cáncer colorrectal. Una ventaja de este examen es su simpleza y que puede ser realizado por la persona en su propia casa.

Fuente: INC

[related_post themes=”flat”]

Unite a nuestro canal de Telegram para recibir noticias



Artículos Relacionados

0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
recibir noticias
Si queres recibir noticias gratis en tiempo real, Click en OK y agendanos como Diario La Ciudad

¡Hola!

Sumate a nuestro canal de Telegram para recibir GRATIS noticias en tiempo real HAGA CLICK AQUI : https://t.me/laciudadweb

Recibir noticias por TELEGRAM