Vitiligio: una enfermedad de la piel que aísla

Ayer, 25 de junio, fue el Día Mundial del Vitiligo, que es una enfermedad adquirida, no contagiosa y crónica cuya evolución no puede predecirse y que tiene como consecuencia la aparición de manchas blancas en la piel por destrucción de las células que producen la pigmentación, lo que lleva a quienes la padecen a sentirse discriminados, observados y excluidos.

Por esta razón, es importante tomar conciencia que, aunque no es una enfermedad que represente riesgo de vida, afecta la socialización de los pacientes. Por lo cual, son personas que deben ser tratadas por un equipo multidisciplinario de dermatología, endocrinología y acompañamiento emocional, es recomendable al momento de encarar el tratamiento.

El 2 por ciento de la población mundial tiene vitíligo, que en muchos casos se presenta asociada a enfermedades autoinmunes y endocrinológicas, pero también vinculada a factores emocionales y situaciones de estrés. Tiende a progresar y sólo en ocasiones produce una re-pigmentación espontánea, sobre todo en niños.

Los pacientes con vitiligo presentan en general múltiples manchas, de distinto tamaño y distribución que aparecen más frecuentemente en las áreas de mayor pigmentación y exposición al roce como puede ser la cara, axilas, mucosas (labios, genitales y encías), manos pies, codos, tobillos y rodillas.

El vitiligo puede ser clasificado en segmentario, cuando afecta parcial o totalmente un segmento cutáneo, o no segmentario, cuya característica es un desorden de pigmentación crónico, adquirido, caracterizado por máculas y parches blancos, frecuentemente simétricos, que generalmente aumentan progresivamente de tamaño.

Al no conocerse una causa específica y tratarse, por el contrario, de una enfermedad asociada a múltiples factores: genéticos, emocionales o ambientales, plantea un gran desafío para el médico al momento del diagnóstico, tratamiento y acompañamiento del paciente.

En la actualidad los tratamientos más utilizados son los corticoides tópicos, inhibidores de la calcineurina y la fototerapia. Es fundamental, además, comprender la importancia de cuidar la piel del sol todos los días del año con un factor solar mínimo de 30 entendiendo que, quienes poseen vitiligo, tienen más posibilidades de sufrir quemaduras solares en las zonas despigmentadas.

Con los tratamientos se busca estabilizar el proceso de despigmentación; lograr la recuperación del pigmento en las lesiones y obtener resultados cosméticamente aceptables. La mayoría de los tratamientos no quirúrgicos son de naturaleza inmunosupresora, inmunomoduladora y estimulantes de la producción de melanina. Requieren de su empleo prolongado para alcanzar resultados razonables.

Un diagnóstico y tratamiento temprano puede ser de gran utilidad para contener esta enfermedad, por lo que consultar con un especialista es de suma importancia.

[related_post themes=”flat”]

Nuestro canal de Telegram para recibir noticias

Artículos Relacionados

0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
VACUNA LIBRE BANNER WEB 800x800 (2)
OK
Diario La Ciudad

¡Hola!

Sumate a nuestro canal de Telegram para recibir GRATIS noticias en tiempo real HAGA CLICK AQUI : https://t.me/laciudadweb

Recibir noticias