#ElMomentoOtaku

Día Internacional del anime: ¿Por qué se celebra cada 3 de noviembre?

Los últimos meses del año son particularmente especiales. Más allá de la celebración del Día Mundial del Otaku en diciembre, durante noviembre también se conmemora una parte esencial, vital del ser otaku: El Día Internacional del Anime.

Establecido el 3 de noviembre, todos los años se celebra y recuerda a aquellas grandes producciones con las que muchxs hemos llegado a crecer a lo largo de las décadas, desde el primer anime nacido en 1917, “Namakura Gatana” de Jun’ichi Kōuchi.

La elección de la fecha se debe a que, un 3 de noviembre de 1928, nacía el mangaka y escritor de películas animadas Osamu Tezuka, conocido también como el “Dios del manga” o “manga no kamisama”.

Entre las obras de Tezuka, se encuentra “Tetsuwan Atomu” o “Astroboy”, un manga creado en 1952 que contó con diversas adaptaciones a anime. Los personajes creados por este artista hicieron que la cultura japonesa fuera conocida en todo el mundo, ya sea en formato historieta o animación.

Un hombre revolucionario

Gracias a la obra de Osamu Tezuka, el manga se expandió y difundió masivamente a nivel internacional, consolidándose como un medio de entretenimiento popular. Sus trabajos tuvieron un gran impacto en la formación psicológica de lxs jóvenes del Japón en los tiempos de la posguerra.

Con su desarrollo en el campo del manga, Tezuka cambió el concepto de la caricatura japonesa, transformándola en una verdadera forma de arte e incorporando en ella una amplia variedad de nuevos estilos. A través de su innovada forma de creación de mangas, llamada “story manga”, el artista replanteó la realización tradicional que regía en la época.

Esta línea más tradicionalista consistía en crear historietas que apenas ocupaban unas viñetas rígidas y de pocos cuadros con cortas historias autoconclusivas. Con la implementación del “story manga” de Osamu Tezuka comenzaron a realizarse mangas de larga duración y con una trama mucho más elaborada y compleja.

La creación de Osamu Tezuka titulada “Ribon no kishi” fue una de las obras fundadoras del género shōjo, destinado a jóvenes lectoras.

Si bien algunos de sus trabajos más conocidos son “Tetsuwan Atomu”, “Dororo” o “Burakku Jakku”, lo cierto es que hubo una obra particular del Dios del manga que llegó incluso a revolucionar todo un género: “Ribon no kishi” o “La Princesa Caballero”, un shōjo creado en la década del 50.

¿Querés saber más sobre esta obra rompedora y valiente? Enterate todo en la versión audiovisual de #ElMomentoOtaku: Todos los viernes a las 10 en Primera Dosis.

Tambien te puede interesar  “Bunny Girl Senpai”: El anime que relata el paso de la adolescencia a la adultez a través de la metafísica

Radio Kamikaze en Vivo

Melina Alderete

Escritora, periodista. Conductora y productora radial en Radio Kamikaze. Otaku empedernida. Ávida lectora, cuando tiene ganas. Fan del cine y los dibujos animados, de todo tipo y clase. Se considera una "inventora serial" que siempre se trae algo entre manos... En definitiva, un bicho raro, de otro planeta, pero que escribe. ¡Una marciana haciendo crónicas! Mail: unamarciana.haciendocronicas@gmail.com Instagram: @yo.marciana
0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest

0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
Diario La Ciudad
Hola, mandanos un mensaje si queres recibir noticias en tu celular en tiempo real