Lugares y Personajes históricos del OesteUltimas Noticias

La Calesita de Atilio, el emblemático espacio de Castelar que hace casi 50 años alegra los corazones de l@s niñ@s

En la plaza Cumelén, uno de los espacios públicos más relevantes de Castelar, se establece verdadero emblema del barrio. Se trata de la Calesita de Don Atilio, un lugar dedicado exclusivamente para chic@s que conserva la magia de las vueltas, las sortijas, las risas y las emociones. El tiempo parecería no haber pasado en este establecimiento tan relevante con el que cuenta el municipio de Morón, ya que después de tres generaciones es la misma familia la que desarrolla este negocio y convoca a un sinfín de personas. Es por esta razón que, en esta oportunidad, relataremos algunos detalles sorprendentes de este ícono del barrio que no para de crecer.

La Calesita de Atilio entró en funcionamiento en 1973 a pocas cuadras de la estación de tren. El creador de este elemento ya había elaborado una calesita y encontró este terreno casi de casualidad. Tras conversar con el dueño de un bar que se encontraba al lado, Atilio Scalón acordó los términos de este trato y puso en funcionamiento este emprendimiento. Sin embargo, todo se modificó luego de que los nietos sean los que tomaron las riendas del predio al que decidieron venderlo.

Los sueños de Atilio de ver crecer su calesita no se esfumaron a partir del enorme esfuerzo que realizaron los vecin@s de Castelar. Gracias a una junta de firmas organizada de manera autoconvocada, la calesita se instaló en la plaza Cumelén el 25 de julio del 2000 y desde allí alegra los corazones de l@s más pequeños.

Uno de los hechos más trágicos que tuvo la calesita de Don Atilio se dio el 1 de agosto de 2010. Un grupo de personas prendió fuego este emblemático espacio y se quemaron buena parte de los juegos que tenía en su interior. Miles de vecin@s volvieron a juntarse en pos de proteger a este monumento histórico y fue tanta la repercusión que llegó hasta las oficinas del municipio de Morón.

Las autoridades locales tomaron la determinación de otorgarle a Atilio un subsidio de $85.000 para la compra y recuperación de algunos elementos de vital importancia. En tan solo dos meses se instaló una nueva calesita y fue inaugurada el 26 de septiembre de 2010 bajo la atenta mirada de prácticamente todo el pueblo de Castelar. El tiempo pasa y este lugar aún da vueltas con el claro objetivo de hacer deleitar de pasión a nuevas generaciones de niñ@s que sueñan con cada uno de los elementos que fueron colocadas en una de las calesitas históricas del barrio.

Tambien te puede interesar  Hurlingham: tras la muerte de un conocido músico, la familia convocó en una marcha para pedir justicia

Santiago Menu

Lic. en Comunicación Social, recibido en la Universidad Nacional de La Matanza.
0 0 Votos
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest

0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
Diario La Ciudad
Hola, mandanos un mensaje si queres recibir noticias en tu celular en tiempo real