Se cumplen cuatro años de la sanción de la ley de medios

El titular del Afsca destacó en este marco los 26 años de debate militante que precedieron a la sanción de la ley, y la participación de organizaciones políticas, gremiales, sociales y culturales en una discusión “plural y democrática” antes de su tratamiento definitivo en el Congreso de la Nación, el 10 de octubre del 2009.

Asimismo, Sabbatella recordó la “voluntad transformadora” del ex presidente Néstor Kirchner y de su sucesora, Cristina Fernández de Kirchner, para poner fin a “una ley oscura” de la dictadura. “La Justicia tiene que pronunciarse respecto a la constitucionalidad de la ley, pero no puede tardar cuatro años en hacerlo”.

El funcionario asumió, sin embargo, el sabor “agridulce” de una ley que pese a haber sido aprobada por mayoría en el Congreso no pudo aplicarse en forma plena por voluntad de un grupo mediático “que quiere mantener su posición monopólica y dominante en el mercado”, para “seguir influyendo en el rumbo del país”, sin aceptar que “desde el 2003, las decisiones políticas son soberanas y tienen en cuenta los intereses de los argentinos y no de las corporaciones económicas”.

A pocos días de que el Congreso de la Nación promulgara la ley de Medios, el 26 de octubre del 2009, el grupo Clarín acudió a la Justicia para frenar la aplicación de los artículos 41 y 161, lo que impidió la aplicación plena de la norma.

Por eso, Sabbatella sostuvo la necesidad de que “la Corte (Suprema de Justicia) resuelva rápidamente” la constitucionalidad o no de los artículos que cuestionó Clarín, para que el gobierno pueda cumplir con su función de “garantizar que no existan prácticas desleales que lesionen la libertad de expresión”.

La Corte fue convocada a pronunciarse sobre la constitucionalidad o no de la ley de Medios luego de cuatro años de demora de la Justicia en emitir un fallo definitivo.

“La Justicia tiene que pronunciarse respecto a la constitucionalidad de la ley, pero no puede tardar cuatro años en hacerlo”, reflexionó el funcionario.

Sabbatella recordó que el grupo Clarín “es el único” que no aceptó adecuarse a los límites que pone la Ley de Medios para garantizar que no existan en el mercado posiciones dominantes.

El funcionario atribuyó esta actitud a un interés económico, pero también a la voluntad de “manipular la opinión pública, a través de la construcción de relatos falsos, para condicionar el rumbo del país y de la democracia”.

En cuanto a los logros concretos de la ley, Sabbatella mencionó las “6.000 horas de producción de contenidos audiovisuales” que se sumaron y los más de “100.000 puestos de trabajo” que se crearon, además de los nuevos canales de televisión y radio para municipios, provincias, universidades, cooperativas y pueblos originarios.

Con la ley, se empezó a revertir esto de que estabas en Tilcara y cuando querías saber cómo estaba el tiempo, te decían como estaba el clima en la 9 de Julio”, dijo Sabbatella para graficar el anclaje federal, social y regional de la Ley 26.522.

Por eso, dijo, “hay mucho para festejar” a cuatro años de la ley, y mencionó también el hecho de que la norma sea también una herramienta utilizada por diferentes ministerios y áreas del gobierno para sus políticas públicas.

“En un aspecto, con la ley se pudo avanzar mucho, y en otro se frenó”, dijo Sabbatella al hacer un balance de lo logrado y de lo que aún falta, que fundamentalmente depende de la decisión que tome la Justicia respecto al cuestionamiento que hizo el grupo Clarín a la constitucionalidad de los artículos 41 y 161 de la norma.

En este marco, Sabbatella hizo referencia a la audiencia pública que el 28 y 29 de agosto convocó la Corte Suprema de Justicia, para escuchar los argumentos del Poder Ejecutivo y del grupo Clarín, antes de resolver sobre la constitucionalidad o no de la ley de medios.

Según su opinión, la audiencia pública “terminó de echar luz sobre la legitimidad de la ley y evidenció las posiciones: Clarín defendiendo sus intereses económicos y el Estado defendiendo la libertad de expresión y la democratización de la palabra”.
“Quedó claro que la discusión ya no está vinculada a la Ley de Medios sino a la democracia y al rol de las corporaciones”, aseveró.

Agregó que “lo que no se banca Clarín es no definir el rumbo de la Argentina”, y sostuvo que el grupo mediático esgrime como argumento los perjuicios económicos que les traería la aplicación plena de la ley, cuando en realidad “todas las empresas, menos Clarín, se adecuaron a la norma, y ninguna lo hizo con voluntad de fundirse”.

La ley da tamaño competitivo a las empresas, para garantizar un equilibrio que impida la existencia de un gigante que tome todo”, afirmó Sabbatella, quien sostuvo que “así es toda ley antimonopólica en cualquier lugar del mundo”.

Fuente Telam



Artículos Relacionados

0 0 Votar
Ranking del artículo
Suscribirse
Notify of
guest
0 COMENTARIOS
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Volver al botón superior
OK
recibir noticias
Si queres recibir noticias gratis en tiempo real, Click en OK